Niños que se niegan a comer (I): Pautas educativas sobre hábitos alimentarios infantiles.

Niños que se niegan a comer (I): Pautas educativas sobre hábitos alimentarios infantiles.

Es raro el día que no acude a la farmacia una mamá agobiada porque su peque “no come bien”. Tensiones que, a veces, no son más que una percepción equivocada sobre cómo y cuánto deben comer los niños. Las principales causas de preocupación suelen ser la escasa cantidad de comida o la poca variedad de alimentos que ingieren los hijos. Antes de “entrar en harina” es necesario comprender que definir a un niño como mal comedor solo porque no come como a sus padres les gustaría es un grave error que además, puede conllevar consecuencias contrarias a las deseadas pues, a menudo, los niños aprovechan que no tienen apetito y utilizan el tema de la comida para llamar la atención y que les hagan caso: montando números en las comidas, negándose a comer, intentando chantajear a sus padres para conseguir premios a cambio de comer bien, etc.

La labor educativa de los padres con sus hijos en edad temprana con respecto a sus hábitos alimentarios es fundamental para sentar unas bases adecuadas frente al plato. Algo que no siempre es tarea fácil. Lo conseguirás con paciencia, perseverancia y mucho amor pero, piensa que una educación nutricional, será su seguro de vida.

¡Ojo! El estrés puede convertirse en vuestro peor enemigo. Si el hecho de que tu peque coma lento o poca variedad de alimentos llega a ponerte nervioso y el pequeño lo percibe, puede derivar en situaciones de tensión que incluyan discusiones, llantos y gritos entre padres e hijos que, probablemente, acaben desarrollando una importante fobia a la comida que no hara más que agravar el asunto.

Keep Calm!

Afortunadamente, existen una serie de reglas que, si se siguen con perseverancia, nos pueden ayudar a modificar este tipo de conductas:

  • Comer en familia. Ver a sus padres comer los alimentos que ellos rechazan puede ser muy útil.
  • Si picotean entre comidas, no aprenderán lo que es el hambre.
  • Ofrecer pequeñas cantidades de alimentos y sin forzar. A veces, habrá que ofrecerle muchas veces (hasta 20 ) para que lo acepten ¡Paciencia!
  • Duración maxima de las comidas 40 minutos. Si no ha comido suficiente no tiene ni la más mínima importancia. Hay niños que pueden necesitar algo más de tiempo.
  • Déjalos jugar con cubiertos y otros utensilios relacionados con la comida, permitiéndoles incluso tocar los alimentos, aunque se manchen, ellos aprenden a comer através del juego.
  • No les regañes ni los castigues por no comer o le cogerán manía a la comida. Tampoco los premies si comen bien; simplemente, hazles saber que estás contenta, sin darle demasiada importancia …
  • No es conveniente comer con la TV ni con muchos juguetes ya que se distraen y no aprenden a comer.
  • Lo importante es que coma de todos los grupos de alimentos. Si, por ejemplo, no le gustan todas la verduras, no pasa nada. Si le gustan las zanahorias, dale zanahorias y, poco a poco, irá probando otras verduras. Esto es extensible a todos los grupos de alimentos. Lo importante es que coma de todos los grupos. Ya irás aumentando la variedad.

Es posible que durante este proceso de aprendizaje, el pequeño llegue a comer incluso menos de lo habitual. No pasa nada. Poco a poco, irá acostumbrándose a los nuevos hábitos y comiendo más.

Si consideras que la ingesta nutricional de tu hijo es insuficiente y puede llegar a afectar negativamente a su crecimiento y desarrollo, complementa su dieta diaria con PediaSure. A los niños les encanta su sabor y contiene los nutrientes de los 5 grupos de alimentos como proteínas, 13 vitaminas y 14 minerales incluyendo hierro. Un vaso de PediaSure al día complementa su dieta y te da la tranquilidad de que tu hijo crece fuerte y sano.

Fuente: Experto PediaSure

No Comments

Post a Comment